Dos amigas, de 18 y 21 años, estaban yendo a una fiesta pero la tragedia las interrumpió cuando pasaban por el acceso Zabala en Marcos Paz. Un hombre las atropelló con su vehículo y, según los testigos del accidente, conducía en estado de ebriedad.

El impacto fue violento, por lo que la menor de las jóvenes, Martina Pérez, murió prácticamente en el acto. En tanto, su compañera, Camila Pereyra, salió despedida varios metros y terminó en un zanjón, donde la asistieron hasta que llegó una ambulancia.

“Estaba borracho. No se podía tener en pie. Arruinó la vida de toda una familia”, dijo un conocido de la víctima en declaraciones televisivas. La misma versión dieron varios de los testigos ocasionales del choque, quienes aseguraron haber visto al conductor -un empleado del Servicio Penitenciario- bebiendo en un restaurante de la zona.

“Escuchamos el estruendo y, cuando vimos lo que pasó, nos acercamos a ayudar. Desgraciadamente la chica más joven falleció en el lugar y a la amiga la pudimos trasladar a un centro asistencial”, comentó otro vecino.

El colegio al que iba Martina hoy cerrará sus puertas por duelo y en su cuenta de Facebook, manifestaron la tristeza por lo ocurrido, solidarizándose con la familia de su alumna.

Dejar respuesta