Cristian Bejarano, de 34 años, se encontraba el pasado sábado con su hijo Agustín, de 13, probando un cuatriciclo que le había regalado para la navidad en la autopista Ricchieri cuando dos hombres intentaron robarlo. Quiso impedir que se lo llevaran y lo balearon por la espalda. El chico vio todo.

Bejarano, quien se dedica a la compra venta de autos y que tenía un bebé de 2 meses con una nueva pareja, estaba con su hijo mayor sobre el kilómetro 21 de la autopista Ricchieri, a la altura de Ezeiza, cuando dos delincuentes que iban en un Volkswagen Bora oscuro lo interceptaron e intentaron llevarse el cuatriciclo.

Comenzó a forcejear con uno de los ladrones y su cómplice le disparó tres balazos por la espalda.

Dejar respuesta