La detención de un pastor evangélico causó gran conmoción en la comunidad de Escobar. Se trata de Ceferino Martínez, de la Iglesia Buena Vida, ubicada en el barrio Cazador. El acusado, de 49 años, enfrenta graves denuncias por el abuso sexual de fieles de su templo. Los hechos ocurrieron hace 14 años, cuando las chicas ultrajadas tenían entre 12 y 15 años. Después de mucho tiempo de silencio, dolor y encubrimiento, las mujeres decidieron acudir a la comisaría de Pacheco y a la fiscalía especializada en violencia de género de Tigre.

Un gran trabajo de la DDI Zárate-Campana de la policía de la provincia de Buenos Aires permitió apresar al pastor Martínez. Al ministro evangélico, de 49 años, le tendieron una emboscada. Le pidieron que fuera a un hospital a orar por un paciente muy enfermo, y allí lograron la aprehensión del depravado.

Ceferino Martínez está imputado por dos hechos de abuso sexual simple. Una de las víctimas tiene 13 años y la otra 15. El pastor la violaba desde que tenía 8 años. El hecho es calificado: su situación se agrava por ser un ministro de culto. Podría recibir entre 3 y 10 años de cárcel. Pero las denunciantes aseguran que hay al menos otras 5 víctimas.

Martínez predicaba en el templo ubicado en la calle San Martín 1589: ahora, reza en la cárcel de Campana.

Dejar respuesta