Siete delincuentes armados asaltaron esta mañana a tres custodios y robaron dos sacas con dinero en efectivo que iban a ser subidas a un camión blindado en el estacionamiento del hipermercado Walmart de la localidad bonaerense de Sarandí, partido de Avellaneda, informaron fuentes policiales.

El hecho ocurrió alrededor de las 8 en el playón de estacionamiento del supermercado ubicado en Nicaragua y Acceso Sudeste de la mencionada localidad del sur del conurbano.

Hasta allí había arribado un camión blindado de la empresa Brinks con tres custodios que ingresaron al hipermercado para retirar el dinero de la recaudación del Pago Fácil que funciona en el complejo comercial.

Según las fuentes, cuando los portavalores volvían al camión ya con las sacas en su poder, fueron interceptados por un grupo comando integrado por siete ladrones armados, vestidos con prendas verdes y marrones camufladas, chalecos antibalas y con el rostro cubierto con pasamontañas.

Los asaltantes redujeron a los tres custodios, les robaron sus respectivas pistolas Browning calibre 9 milímetros, tomaron las dos sacas con dinero que transportaban y huyeron en dos camionetas.

Las fuentes indicaron que la empresa aún no había informado a la policía el monto del dinero que transportaban los custodios en las sacas.

Minutos más tarde, en la intersección de las calles San Nicolas y Darwin, fue encontrado abandonado uno de los vehículos usado por la banda, una camioneta Fiat Ducato blanca que tenía dos patentes distintas: CJV205 y CRM601.

El caso es investigado por los fiscales Elbio Laborde y Solange Cáceres, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 descentralizada de Avellaneda, quienes convocaron para la investigación a los detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Avellaneda y a peritos de la Policía Científica.

En tanto, personal de la Jefatura Distrital Avellaneda ya había comenzado a tomar declaración a los testigos y a obtener y analizar las imágenes de las cámaras de seguridad del hipermercado y de la zona, para intentar identificar a los autores del robo tipo comando, por el que aún no hay ningún detenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here