Una adolescente de 15 años que estaba desaparecida desde el 10 de septiembre pasado fue hallada asesinada de 17 mazazos en la cabeza y enterrada en el patio de una casa de fin de semana de la ciudad bonaerense de Chascomús, y por el crimen detuvieron a un sospechoso, informaron hoy fuentes judiciales y policiales.

Se trata de Navila Serena Garay, quien, según los primeros resultados de la autopsia, fue atacada de al menos 17 mazazos en la cabeza y el rostro, por lo que presentaba múltiples fracturas de cráneo, detallaron voceros judiciales a Télam.

Según el mismo informe forense, la adolescente no presenta signos de abuso sexual aunque se ordenaron estudios complementarios para confirmarlo.

El cuerpo de Navila fue encontrado luego de que el dueño de la casaquinta se presentara ayer en la estación de Policía Comunal de Chascomús para contar que el miércoles de la semana pasada una persona a la que identificó como Néstor Garay le pidió permiso para «enterrar un perro» en el patio de la vivienda, ubicada en la calle Mercedes 707.

Como Garay ya era considerado como un sospechoso en la investigación, la policía había allanado sus dos viviendas.

Es que, según testimonios recogidos por los pesquisas, el último día que Navila fue vista fue cuando tomó un remis hasta una de las casas de Gayar, tras lo cual nunca más se supo de ella y se perdió también todo rastro de conexión con su celular.

Con la información aportada por el dueño de la quinta, la Policía y personal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 9 de Chascomús, a cargo de Daniela Bertoldi, realizaron un allanamiento de urgencia en la casa de fin de semana, donde tras excavar en distintas zonas del patio, halló el cuerpo de la adolescente.

Luego, la fiscalía ordenó la aprehensión de Garay por «homicidio», y aún intentan establecer si se trata de un familiar de ella o si no tiene relación, ya que tienen el mismo apellido, agregaron las fuentes.

Los resultados de la autopsia de rigor que se le realizó esta mañana al cuerpo de la adolescente arrojaron que murió por un «paro cardiorrespiratorio traumático, hemorragia cerebral masiva, con múltiples fracturas con hundimiento de cráneo», y sin signos de violencia sexual.

Esta mañana, la fiscal Bertoldi informó al canal Crónica que todo indica que la adolescente fue asesinada el mismo día que desapareció, ya que así surge de la data de muerte de la autopsia, que arroja más de cinco días, y del hecho de que nunca más se haya detectado conexión de su celular, que aun no fue encontrado.

La fiscal agregó que «entre la casa del imputado y la quina hay un camino muy largo donde pudo haberse descartado el teléfono», con el que Navila y Garay «habían mantenido múltiples comunicaciones», de acuerdo a lo informado por la empresa de telefonía.

Navila fue vista por última vez el martes 10 de septiembre a las 18, cuando salió en un remis hasta un domicilio ubicado en la calle Machado «casi llegando a Inmigrantes Árabes», del barrio El Hueco, según explicó a Télam su madre, Débora Garay, antes del hallazgo del cuerpo.

«El remisero que la llevó dijo que esperó hasta que mi hija entrara y se fue, casualmente la última conexión de su celular es de 45 minutos después de haber ingresado a esa casa», agregó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here