Un joven de 24 años fue asesinado de al menos dos disparos en el abdomen en la localidad bonaerense de Isidro Casanova, delante de un amigo, tras resistirse al robo de su teléfono celular por parte de una banda integrada por cuatro delincuentes, informaron fuentes policiales.
El hecho ocurrió cerca de la esquina de Juan B. Justo y Almeira, en el barrio San Carlos de esa localidad del partido de La Matanza, en el oeste del conurbano.
La víctima, identificada como Leandro Ariel Porcet, se encontraba en su casa con dos amigos pero fue a llevar en su auto Volkswagen Gol a uno de ellos y cuando charlaban en la puerta, fueron interceptados por cuatro hombres armados que bajaron de otro vehículo.
“Estábamos jugando a la Play (Station) con Leandro en la casa y él quería dar una vuelta. Fuimos a la casa de un amigo, bajamos del auto, bajó un amigo, nos quedamos charlando y después vinieron tres amigos más”, relató un testigo del crimen.
El muchacho aseguró que cuatro delincuentes armados descendieron de un Fiat Uno, los amenazaron a él y a Leandro y el resto de los jóvenes huyó.
“Me apuntaron a mí con un arma en el pecho y después a Leandro. Me sacan el celular, el cargador y después Leandro no les quiso dar el celular y le tiraron los tiros”, agregó el testigo, que luego corrió a una remisería cercana a pedir ayuda.
Allí, un chofer con otro joven trasladaron a Porcet al hospital Paroissien de La Matanza pero ingresó fallecido como consecuencia de la gravedad de las heridas.
Pedro Porcet, tío de la víctima, participó esta tarde de una marcha en reclamo de justicia junto a vecinos del barrio y pidió a los jóvenes que presenciaron el homicidio que “cooperen” para ayudar a identificar a los autores del homicidio, que serían de la zona.
Además, dijo que hay vecinos de la cuadra donde se produjo el crimen que aportarán cámaras de seguridad pero solicitó que si hay otros que cuenten con imágenes también las entreguen a la Policía.
“Pedimos que se esclarezca, para no tener otro Leandro más”, sostuvo el hombre, que contó que ayer robaron un auto en la misma zona y se cree que fue la misma banda, aunque en el caso de Leandro, no se llevaron el vehículo.
Por su parte, Alberto Porcet, padre del joven, contó que trabajaba con su hijo en una fábrica metalúrgica y siempre le pedía que se cuidara porque había mucha inseguridad en el barrio.
“Laburaba conmigo, se levantaba a las 4 de la mañana, yo lo llevaba, estaba siempre con él, lo cuidaba, fue un minuto que se me fue”, dijo el hombre muy compungido.
Además, recordó que siempre conversaban sobre la inseguridad pero su hijo le decía que no le iba a pasar nada, que se cuidaba.
“El nació acá, se crio acá, yo le enseñé a trabajar, no a robar”, dijo indignado el padre de la víctima, que destacó que tenía tres trabajos porque quería que a su hijo “le fuera más leve la vida pero ahora se fue”.
Y, lamentó que “lo acribillaron por el celular de mierda, porque el coche no se lo llevaron”.
Fuentes policiales dijeron a Télam que se dio intervención en la causa a la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios de La Matanza, a cargo de Juan Pablo Tathagian, quien dispuso tomarle declaración a los testigos del hecho y obtener las cámaras de seguridad a fin de avanzar en la identificación de los miembros de la banda.
Además, ordenó diversas medidas a la Policía Científica, que trabajó en el lugar del crimen, y pidió que intervengan en la pesquisa el Grupo Táctico Operativo (GTO) local y la DDI.

Dejar respuesta