Una mujer de 39 años fue asesinada hoy de un balazo en el cuello por motochorros en pleno centro de San Justo cuando se dirigía a depositar dinero a un banco a bordo de un remís, cuyo chofer también resultó herido de un tiro, informaron fuentes policiales y judiciales.
El hecho ocurrió alrededor de las 14 de esta tarde en el cruce de Australia y avenida Ignacio Arieta, en pleno centro de la citada localidad del partido de La Matanza, en la zona sudoeste del conurbano.
Fuentes policiales y judiciales informaron  que todo comenzó cuando un remís conducido por un hombre, identificado como Juan Marcelo Rearte (44), fue llamado desde un frigorífico situado en el kilómetro 40 de la ruta 3 para realizar un viaje al centro de San Justo.
Allí, el conductor buscó a una mujer llamada María Caccone, quien iba acompañada de otro hombre, y ambos ascendieron al Renault Logan negro, patente IAL-074.
Según las fuentes, los empleados del frigorífico se dirigieron a la sucursal del banco Comafi, situado en San Justo, con el propósito de depositar 40.000 pesos que la víctima fatal llevaba en un cartera.
Sin embargo, antes de llegar a la entidad bancaria dos motochorros los interceptaron y se cruzaron delante del auto, tras lo cual uno de ellos se bajó empuñando un arma de fuego.
Los voceros añadieron que el delincuente se acercó a la ventanilla del asiento del acompañante en la que iba Caccone y, sin mediar palabra, efectuó un disparo que impactó en su cuello.
El ladrón disparó una segunda vez e hirió al chofer en la cintura, tras lo cual tomó la cartera que contenía parte del dinero y se escapó con su cómplice, mientras que el hombre que iba detrás del rodado salió ileso pese a que también llevaba plata.
Mabel, una mujer que tiene un quiosco en la misma cuadra, contó  que un hombre le pidió que llamara a la Policía porque “estaban robando”.
“Cuando salgo veo que iban dos mocosos riéndose en una moto chica negra”, dijo la comerciante, quien añadió: “Quisieron abrir la puerta del auto pero no pudieron, la chica no se resistió, hasta que rompieron el vidrio y los balearon”.
Las fuentes añadieron que Caccone fue trasladada de urgencia al Policlínico de San Justo en un auto particular, donde ingresó muerta a raíz de las lesiones sufridas.
En tanto, el chofer Rearte también fue llevado a ese centro asistencial, donde quedó internado en grave estado por una herida de arma de fuego con orificio de entrada y salida en la zona de la cintura.
Tras el crimen, el fiscal Claudio Fornaro, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática Homicidios del Departamento Judicial La Matanza, se presentó en la escena del crimen y dispuso distintas diligencias con el objetivo de identificar a los agresores.
De acuerdo al testimonio de Mabel, los delincuentes “eran menores o no tenían más de 19 años” y aseguró que para ella “esto fue una entrega”.
“Una pobre chica que quería volver a su casa y por culpa de estos mocosos no vuelve”, expresó la quiosquera, quien agregó que en la zona “siempre hay robos en los comercios o a la gente que camina”, generalmente cometidos por ladrones que se desplazan en moto.
El fiscal Fornaro procuraba también encontrar cámaras de seguridad que hayan captado el momento del ataque.
En el lugar también trabajó personal de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) local que realizó los peritajes correspondientes en el auto para determinar la mecánica del hecho.

Dejar respuesta