El narcotraficante Esteban Ibar Pérez Corradi fue condenado hoy a siete años de prisión por el tráfico ilegal de 19 toneladas de efedrina que permitió entre 2004 y 2008 producir drogas sintéticas.

El Tribunal Oral Federal N° 8, integrado por los jueces Nicolás Toselli, Sabrina Namer y María Gabriela López Iñíguez, entendió después de escuchar a más de 30 testigos que Pérez Corradi fue uno de los máximos responsables de la mafia de la efedrina, que compró en negro y distribuyó a narcotraficantes locales y mexicanos.

Aunque el fiscal Marcelo Colombo había pedido un pena de 10 años de prisión, el tribunal le redujo la sentencia por haber colaborado con la investigación como arrepentido. Pérez Corradi escuchó la sentencia sin mayores sobresaltos en Comodoro Py, ante un fuerte operativo de seguridad.

Pérez Corradi, que fue detenido en Paraguay en junio de 2016 después de estar prófugo dos años, podría entonces pedir salidas transitorias, dijeron desde su defensa. La quedan, entonces, unos cuatro años de condena por cumplir.

La acusación se construyó en base a distintas evidencias, como las llamadas que Pérez Corradi mantuvo con sus proveedores; la utilización de Jorge Ochoa como pantalla con la droguería Master Farm para importar 1300 kilos desde China y la India, y hasta la propia confesión del imputado sobre el tráfico de este precursor químico.

Pérez Corradi todavía está siendo investigado por el triple crimen de General Rodríguez, aunque la jueza María Servini le dictó la falta de mérito.

Dejar respuesta