La delegada municipal de ATE Quilmes Laura González y su hijo menor de edad sufrieron una feroz golpiza por parte de un grupo de hombres que también la amenazaron diciendo “dejate de joder con los reclamos por los despidos si no querés que tus hijas sufran las consecuencias”.

González, que se encuentra internada en la terapia intensiva del Sanatorio Urquiza de Quilmes por los múltiples golpes y patadas recibidos, es delegada del área de Servicios Públicos de la delegación La Paz y la semana pasada encabezó un reclamo ante el despido de 49 trabajadores de esa dependencia, por lo que el jueves permanecieron varias horas en la Municipalidad sin obtener respuestas del secretario de Servicios Públicos Sergio Chomyszyn.

La pareja de Laura González, el dirigente local Ricardo Argüello, responsabilizó a las autoridades municipales de lo sucedido. Cabe consignar que los hechos se producen en momentos en que circula un fuerte rumor respecto a bajas masivas de municipales a partir del 31 de diciembre.

Numerosos dirigentes sindicales y políticos se solidarizaron con Laura González. ATE Quilmes emitió un comunicado en el que hace “responsable al Intendente Molina por la integridad física de los trabajadores que luchan por sus derechos y contra los despidos de su Gobierno” y convocó a una conferencia de prensa para este miércoles.

 

Dejar respuesta