Ocurrió anoche en un domicilio de calle San Felipe, entre Einstein y los Jazmines. Los delincuentes ingresaron a la casa saltando la medianera vecina y tras forcejear, mataron al dueño de casa de un balazo en el pecho.

Pablo Retamar, plomero de 42 años, fue ultimado delante de su hija de 20 años al cruzarse en lucha con dos delincuentes que ingresaron a su domicilio con fines de robo anoche, en Loma Hermosa.

Los asesinos huyeron tras perpetrar el crimen, y el vecino murió durante el traslado al hospital Carlos Bocalandro, del partido de Tres de Febrero.

Dejar respuesta