Dos policías de la Ciudad fueron asesinados a balazos cuando un delincuente, que también murió, les disparó con el arma reglamentaria de una de las víctimas, en el barrio porteño de Liniers, informaron fuentes de la fuerza y médicas.
El hecho ocurrió en avenida Lisandro de la Torre y Tuyutí, a unas 10 cuadras de avenida General Paz, en el citado barrio de la Capital Federal.
Fuentes policiales y médicas informaron  que todo comenzó cuando personal de la comisaría 54ta. fue alertado por la presencia en la zona de un Peugeot 207 negro patente MIT-310 que había sido robado días atrás.
En ese marco, en Tuyutí 6750, los efectivos chocaron el vehículo en el que iba al menos un delincuente, quien descendió y escapó a la carrera.
Según las fuentes, dos policías lo corrieron hasta que, en Lisandro de la Torre 540, intentó subir a un Renault Clío negro que estaba estacionado con una familia adentro.
Sin embargo, uno de los efectivos, identificado como el sargento primero Cristian Lezcano, alcanzó al sospechoso con el que comenzó a forcejear hasta que éste último le quitó la pistola y le efectuó un balazo en la cabeza.
Inmediatamente, el compañero de la víctima, el cabo primero Julio Gómez, quiso sacarle el arma de fuego pero también recibió un disparo en el tórax.
Los voceros dijeron que un tercer oficial, de apellido Fernández llegó al lugar y mantuvo un enfrentamiento con el delincuente, vestido con la camiseta número 9 y un short de la selección argentina de fútbol, quien murió baleado.
Ambos policías fueron trasladados al hospital Santojanni, donde Lezcano murió como consecuencia de las lesiones sufridas.
En tanto, Gómez falleció en el mismo centro de salud luego de ser intervenido quirúrgicamente, informaron fuentes policiales.
A su vez, Fernández fue trasladado en helicóptero al hospital policial Churruca, en donde permanecía esta noche internado con heridas leves producto del enfrentamiento con el delincuente muerto, pero fuera de peligro.
Con los crímenes de Lezcano y Gómez, ya son seis los efectivos de la Policía de la ciudad asesinados en lo que va del año, mientras que sumando todas las fuerzas de seguridad  fueron 14 los efectivos caídos en el cumplimiento del deber en la zona metropolitana.
El último hecho había ocurrido el pasado viernes por la noche, cuando el sargento de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, Oscar Daniel Morel (47), fue asesinado de al menos dos balazos, en medio de un enfrentamiento con delincuentes que intentaron robarle el auto en el partido bonaerense de Lanús.

Dejar respuesta