Otro escándalo involucra a la Justicia de Morón. La misma que se resistía a detener al padre Grassi. La que dejó en libertad hasta el juicio a un ciudadano norteamericano que había matado a su familia. En este caso, hablamos del TOC número 5. El Tribunal condenó a 5 policías por torturar a los testigos de la desaparición de Fabián Gorosito. Estuvieron presos tres años. Llegaron en libertad al juicio y cuando se conoció la sentencia y los fueron a buscar, no los encontraron. Ahora están prófugos.

Fabián tenía 22 años. El crimen que cometió fue salir con la ex mujer de un policía: el oficial Giménez. Fue su sentencia de muerte. Para la Justicia, sin embargo, no hay elementos de prueba suficientes para juzgar a los policías que secuestraron, torturaron y mataron a golpes a Gorosito.  La fiscalía y el tribunal consideraron que no se acreditó que Gorosito haya estado en la comisaría de Mariano Acosta, donde prestaban servicio los policías, ni que hayan sido los autores de los tormentos que provocaron su muerte.

LAS CONDENAS

Absueltos por el secuestro, tortura y asesinato de Fabián Gorosito, los efectivos fueron condenados por los tormentos recibidos por Maximiliano Silva, Daniel e Ismael Mancini. A Adrián Agustín Giménez le dieron 12 años de prisión por sustracción y retención de personas, falsedad ideológica de instrumento público y tormentos ilegales. Marcos Emanuel Dipierro recibió la pena de 10 años de cárcel por privación ilegal de la libertad agravada, aplicación de tormentos y falsedad de documento público. Pablo Luis Nievas, por entonces subcomisario de la seccional, fue sentenciado a 9 años por tormentos ilegales y falsificación de documento. Al agente Víctor Gonzalo Cueli lo condenaron a 5 años de prisión por privación de la libertad agravada y falsificación de documento. A Aixa Soledad Sosa, la mujer que tenía una relación con Gorosito, según la madre de la víctima, se le dictó un veredicto condenatorio pero no irá a prisión porque la causa está prescripta. La Justicia estableció que a Sosa le robaron su arma reglamentaria y los policías fueron a buscar al autor del hecho. Por su parte, el policía Hernán Oviedo tuvo una condena de 8 años. En todos los casos, fueron inhabilitados a perpetuidad para ejercer cargos públicos.

En 2013, el TOC 4 de Morón había absuelto a los 12 imputados por falta de pruebas, pero el fallo fue revocado por la Cámara de Casación de la provincia de Buenos Aires.

HABLA LA MADRE DE FABIÁN GOROSITO

Alerta Provincia se comunicó con Mary, la madre de Fabián, para conocer los detalles del caso. “El 12 de agosto de 2010 la policía fue a buscar a tres conocidos de mi hijo para que les dijeran dónde estaba. Los detuvieron por una contravención y los llevaron a la comisaría de Mariano Acosta y después a la de Merlo. Allí los torturaron. Tres días después, cuando Fabián había salido a comprar una cerveza con un amigo en el barrio El Paraíso, los policías lo siguieron con motos y cuando llegó a un descampado lo estaban esperando con autos de civil. Ahí lo secuestraron y lo metieron en la comisaría.  No lo anotaron en el libro de guardia. Le pegaron hasta matarlo y al día siguiente tiraron el cuerpo en una zanja”. Gorosito apareció muerto en un descampado ubicado en las calles Gabriela Mistral y 24 de Noviembre, al costado de las vías del tren Belgrano.

 

Antes de la sentencia contra los torturadores, uno de los testigos fue atacado a balazos y recibió una paliza. Los sospechosos, los mismos de siempre: la policía de Merlo. “A Fabián lo vieron con vida. Vieron cuando lo secuestraban, vieron cuando entraba a la comisaría. La primera autopsia determinó que mi hijo se cayó en una zanja y murió ahogado. La segunda autopsia, hecha por la Gendarmería, reveló la verdad. Lo golpearon y lo asfixiaron. Ellos dicen que la causa está armada, que son inocentes. ¿Por qué se escaparon entonces? Fabián trabajaba en el frigorífico Ferrari y le gustaban los caballos. Iba siempre a las jineteadas. Todo el mundo lo quería, era buen hijo, buen compañero. Siempre estaba pensando en ayudar a la gente. Los asesinos tienen que pagar por lo que hicieron. Tienen que pagar”

Fotos: gentileza Familia Gorosito y Adrián Noriega de Primer Plano Online.

 

 

Dejar respuesta