Al menos tres delincuentes armados entraron a la casa de un fiscal bonaerense al que robaron objetos de valor, amenazaron a la empleada doméstica a quien le dijeron que sabían quién era el dueño y que lo asaltaban porque había detenido a un amigo.
Fuentes policiales dijeron hoy que el asalto ocurrió el jueves de la semana pasada en una casa de la calle Ameghino y Rivadavia, en la ciudad bonaerense de Monte Grande, propiedad del fiscal Ricardo Bruzzone, quien confirmó el hecho.
Según investigadores del caso, todo comenzó cerca de las 10 de la mañana, cuando los delincuentes sorprendieronn a una empleada doméstica dentro de la vivienda.
“Ingresaron a través de una casa vecina y lograron entrar a la casa, en la que se hallaba la empleada”, dijo hoy Bruzzone,
Tras revisar los ambientes de la vivienda y apoderarse de algunos elementos de valor, los delincuentes amenazaron a la empleada y le dejaron un mensaje para el fiscal.
“Le dijeron que (el robo) era contra mí, que sabían que yo era fiscal y que había un amigo de ellos que yo había dejado preso”, contó el fiscal.
Señaló que desconoce quién puede ser el detenido al que aludieron los ladrones dado que en su Fiscalía hay “miles de causas con un montón de presos por homicidios, robos agravados u otros delitos”.
“Es un barrio muy tranquilo, dentro de la tranquilidad que puede haber en un barrio de la provincia de Buenos Aires”, apuntó el fiscal, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 1 Descentralizada de la localidad bonaerense de Ezeiza, vecina a Monte Grande.
Además explicó que no cuenta con custodia y que los delincuentes que ingresaron a su casa “habían hecho inteligencia” para llevar a cabo el asalto.
“Yo ya tuve custodia hace diez años, pero a mí no me gusta tener custodia. Todos me recomiendan tener custodia, veremos”, explicó Bruzzone.
En tanto, los investigadores trabajaron en la vivienda en busca de huellas dactilares de los delincuentes y buscan alguna cámara de vigilancia que pudiera haber registrado la fuga de los asaltantes.

Dejar respuesta